¿Qué es el gasóleo bonificado?

Gasoeo-Bonificado

Existen tres tipos fundamentales de gasóleo: el A, el B y el C. Pero todos ellos cuentan con precios diferentes, dependiendo de los impuestos que carguen cada uno.

Así, existe la denominación “gasóleo bonificado” para referirse al gasóleo que cuenta con un tipo impositivo reducido. Es decir, el gasóleo que el gobierno considere más o menos de primera necesidad, o más necesario, lo bonifica (reduciendo los impuestos sobre él) para reducir su precio.

El gasóleo A es el gasóleo de automoción y, a efectos fiscales, no se le aplica un tipo impositivo reducido, por mucho que los transportistas por carretera protesten a menudo sobre ésto, al considerar que son los grandes perjudicados en el tema.

El gasóleo B es el usado, fundamentalmente, por los tractores y la maquinaria agrícola para funciones agrícolas, además también es el utilizado en el sector de la aviación y la navegación, siempre y cuando sea para actividades profesionales y no de recreo. Si se cumple con las especificaciones de uso, este gasóleo sí cuenta con un tipo impositivo reducido, ya que se considera necesario fomentar las actividades agrícolas, pesqueras y aéreas. Por lo tanto, su precio es más bajo que el del A.

Por último, el gasóleo C es el que se usa, fundamentalmente, en las calefacciones y en los motores de uso industrial. Al igual que el B, a este gasóleo también se le puede aplicar un tipo imspositivo reducido, al considerarse su utilización de primera necesidad para que las personas no pasen frío y también para fomentar la actividad industrial.

Tanto el gasóleo B como el C son, por tanto, gasóleos bonificados. Cabe destacar que utilizar éstos para un uso distinto al permitido es ilegal y duramente sancionado por las autoridades.