Los motores “Common rail” y los aditivos del gasóleo.

gasoil

El consumo de gasoil como combustible se inició en 1910 cuando la flota británica lo  sustituyó por el carbón en todos sus barcos; más tarde se extendió el uso de este hidrocarburo a la marina mercante, a los generadores de vapor, a los hornos industriales y a la calefacción casera. El uso en el motor diésel se extendió rápidamente después de que Rudolph Diesel inventara el motor de combustión que lleva su nombre, y a partir de que se lograra separar la fracción ligera de los gasóleos (el diésel).

La principal ventaja de estos motores fue que eran más eficientes, ya que producían más trabajo mecánico por cada litro de combustible. Por lo tanto, estos motores encontraron rápida aplicación en los barcos de la marina militar y mercante, en las locomotoras de los ferrocarriles y en los camiones pesados y tractores agrícolas.

Con el tiempo, estos motores se emplearon en los automóviles. Al principio eran vehículos muy contaminantes y generaban mucho humo, con lo que se ganaron el mote de “smokers (humeantes). Debido a esto, los gobiernos desde los años 60 han ido dictando regulaciones impuestas a las emisiones a la atmósfera que han ido modificando considerablemente la tecnología de los motores diesel.

Así, los fabricantes de estos motores han creado cada año nuevas tecnologías como la inyección a altas presiones, la recirculación de gases o la inyección electrónica, reduciendo las  emisiones contaminantes de un 80% a un 90% desde 1987. Esto repercutió en los productores de gasoleo, ya que los gobiernos también les han ido exigiendo menores cantidades de metales pesados y elementos contaminantes, lo que ha obligado a modificar las fórmulas y los procedimientos continuamente.

La prueba de todo esto la tenemos en los motores “common-rail” y en los aditivos del gasóleo de hoy en día. Este motor es un sistema electrónico de inyección directa de combustible en el que el gasóleo es aspirado directamente del depósito a una bomba de alta presión, y ésta, a su vez, lo envía a un conducto común para todos los inyectores; por otro lado, los aditivos protegen el motor de la oxidación inherente a las condiciones de funcionamiento de los nuevos sistemas “common rail” y  de la corrosión tanto del sistema de inyección del carburante como del circuito de alimentación. Además, disminuye la creación de residuos en el motor y ayudan al gasóleo a aguantar más tiempo sin degradarse, por lo que protege el sistema de inyección frente a la suciedad y evita la colmatación prematura de los filtros. Pero si el gasoil se aditiva demasiado se estropea y pierde propiedades, causando serios daños en el motor.

En Codisoil sólo distribuimos productos Repsol, porque además de aditivar el gasoil de automoción, son los únicos que aditivan tanto el gasoil agrícola e industrial como el gasoil de calefacción; eligiendo el uso y la cantidad de aditivos recomendada por los fabricantes de los motores, haciendo así un gasoil de calidad.

Noticia:

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx

http://es.wikipedia.org

http://www.pac.com.ve

 

Imagen: http://motorgiga.com