Las calderas de calefacción y su mantenimiento

calefaccion repsol energy e+

Todos hemos visto una caldera de calefacciónalguna vez, y seguro que muchos la hemos usado.

Este artefacto sirve para calentar el agua a diferentes temperaturas mediante gasóleo u otros combustibles. En las calderas normales no se suelen sobrepasar los 90 °C y en calderas más grandes se llega hasta los 140 °C, manteniendo la presión alta en las conducciones para que no llegue a evaporarse el agua sobrecalentada. Pero, ¿Qué cuidados necesita una caldera? ¿Cómo se conserva una caldera? ¿Cuántos años dura una caldera? Todas estas preguntas están relacionadas ya que una caldera puede durar toda una vida si se cuida y se conserva bien.

Hay que empezar por decir que todo gasoil contiene impurezas (más o menos cantidad según la calidad del gasóleo que se utilice) que se van depositando en el fondo del depósito, pudiendo obstruir los filtros, los latiguillos o la bomba de la caldera y que producen un mal funcionamiento de ésta. Por eso, es recomendable realizar un mantenimiento anual de la caldera, limpiando todos los elementos que puedan llegar a estropearse.

Además de esta limpieza, es conveniente realizar otros mantenimientos anuales como cambiar la boquilla inyectora ya que se va agrandando el orificio de salida y esto desestabiliza la mezcla, y realizar otros arreglos semanales como regular el termostato a 70º para que funcione bien.

Otras recomendaciones que se  pueden realizar por uno mismo son “no dejar la caldera al mínimo del combustible” (es mejor adelantarse a llenarla que quedarse sin combustible porque las impurezas del fondo del depósito se colarán directamente en el quemador obstruyendo el sistema) y “apagar la caldera 1 hora antes de repostar el combustible y encenderla 1 hora después” (para dar tiempo a que las impurezas se vuelvan a depositar en el fondo y no obstruyan la caldera).

Otro aspecto a tener en cuenta en cuanto al mantenimiento de la caldera de calefacción es la época del año, ya que su mantenimiento y su utilización no son los mismos en verano que en invierno. En verano hace más calor, los días tienen más horas y frecuentamos menos nuestro hogar. Esto conlleva a que la caldera de calefacción pasa de un período de intensa actividad en el invierno a una etapa de parón repentino en verano. Por esto es importante purgar los radiadores, limpiar los quemadores y filtros durante el verano.

Por último, de nada vale realizar todas estas tareas de mantenimiento si después usamos un gasóleo de mala calidad, porque cuanta menos calidad tenga ese gasóleo más impurezas generará. Se debe utilizar un gasoil que ayude a proteger la caldera. Uno de estos gasóleos de calidad es el Gasoleo Repsol Energy e+, un producto que posee una fórmula exclusiva que evita la obstrucción de la caldera y los problemas habituales que derivan de ello. Además, este Gasóleo C permite ahorrar en su propio consumo ya que mejora el rendimiento de la caldera debido a su potencial calorífico, que permite calentar el agua en menos tiempo y con menos cantidad de carburante que otros gasóleos.

La idea general que se concluye de todo esto es que “la prevención es la mejor arma para evitar males mayores”, de ahí que se aconseje comprobar periódicamente el estado general de la caldera y utilizar gasóleos de calidad.

 

.