Gasóleo

El gasóleo es generalmente más simple de refinar del petróleo que la gasolina, y contiene hidrocarbonos con un punto de ebullición entre 180-360 °C. El precio del diésel suele crecer en los meses fríos ya que aumenta la demanda de fueloil, que es refinado de la misma fracción. Debido a los recientes cambios en la normativa de calidad del combustible, las refinerías están obligadas a sustraer el sulfuro, lo que contribuye a aumentar el coste. En algunas zonas de Estados Unidos, Reino Unido y Australia,4 el diésel puede ser más caro que la gasolina, debido a razones muy variadas: Cortes en el suministro en el Golfo de México, filtrado de los sulfuros, desvío de la capacidad de refino en masa a la producción de gasolina…5 En Suecia, existe un diésel designado MK-1 que tiene menos contenido de aromáticos, limitados al 5%, y es ligeramente más caro que el normal, pero menos contaminante.

En 2010 la densidad del gasóleo proveniente de petróleo era aproximadamente de 0,832 kg/l (varía según la región),1 un 12% más que la gasolina que tiene una densidad de 0,745 kg/l.1 Aproximadamente el 86,1% del diésel es carbono,1 y cuando se combustiona ofrece un valor calorífico de 43,10 MJ/kg1 contra 43,20 MJ/kg1 de la gasolina. Sin embargo, debido a la mayor densidad, el diésel ofrece una densidad volumétrica energética de 35,86 MJ/l contra los 32,18 MJ/l de la gasolina, lo que supone un 11% mayor, que podría ser considerada cuando comparamos la eficiencia del gasoil frente al volumen. Las emisiones de CO2 del diésel son de 73,25 g/MJ,1 solo ligeramente más bajas que la gasolina, con 73,38 g/MJ.1