Calor eficiente y limpio. Con Repsol Energy e+ todo son ventajas.

energy2-1024x449

Cuando se va acercando el frío surge siempre  la misma duda, ¿qué sistema de calefacción es el más rentable?, pues bien, desde Codisoil os presentamos los beneficios que os aporta el gasoil e+ de Repsol como fuente de energía fiable y, sobre todo, rentable. En primer lugar hablaremos del producto en sí. Repsol Energy e+ es un carburante creado con una formula exclusiva que permite aplicar todo su potencial calorífico a tu hogar. Mejora el rendimiento de la instalación de la calefacción, además, a diferencia de otros carburantes, este ofrece mucho más calor, lo que permite un menor consumo del propio gasóleo, y como no, de dinero. Además, tiene a coste inferior a otros carburantes al no exigir normas especiales y no tiene cuotas de enganche, alquileres contadores, etc. Por otro lado debemos hablar del mantenimiento. En este caso aumenta considerablemente el ahorro ya que gracias a su formula exclusiva que evita la obstrucción de tu calefacción y los problemas que de ella derivan disminuye de forma considerable los gastos en mantenimiento. La calefacción por gas es un sistema más complejo que necesita de un mantenimiento y revisiones más complicadas, que supone a su vez, un gasto en mantenimiento añadido. Otra desventaja es que no está disponible en algunas zonas mientras que Repsol cuenta con la mayor flota distribuidora de combustible. En cuanto a la fiabilidad estamos hablando de un producto 100% fiable y seguro. Su composición hace que su punto de inflamación se sitúe por encima de los 60º. Aun si estuviera expuesto a la luz en un recipiente translucido no supondría un peligro gracias a su increíble composición. Además ofrece estabilidad frente a la oxidación y se encuentra protegido del efecto catalítico del cobre de las líneas de alimentación. Definitivamente Repsol tiene como una de sus principales metas mantener la seguridad de sus productos. Cabe señalar su compromiso con el medio ambiente gracias a su bajo contenido en azufre. En este caso el gasóleo vuelve a ganarle terreno al gas ya que este tiene un índice elevado de riesgo por explosión.